Vivito y coleando

DCIM100MEDIA

En la anterior publicación dije que viajar en bici es ser parte del paisaje. En estos últimos dias, esta premisa se ha cumplido con toda su intensidad.

En los dias precedentes he sido sol, he sido viento, he sido nubes, he sido lluvia, he sido frio…..pero sobre todo he sido!!!!

La intensidad de lo que se va viviendo hace que me sea muy dificil recordar lo que pasó hace una semana pues son muchas las pequeñas anecdotas que se van agolpando en mi memoria, colapsandola. Creo que necesitaré mucho tiempo para asimilar y reposar en mi mente todo lo vivido.

Publiqué el último post gracias al amigo Jose, de Lanzarote, quien me ha ayudado con todo este tema informático y quien pudo entrar en el blog y publicarlo. A mi, el sistema wordpress en mi tableta me está dando muchos problemas, bloqueandolo en muchas ocasiones. Lo de subir canciones ya casi lo doy por imposible. Pero lo seguiré intentando.

Mientras Jose le daba al boton de «publicar», yo salia del Pine Grobe Motel en dirección a la lejana Haast. El dia anterior habia sido lluvioso y bastante horrible, y hoy la vida me regalaba un dia soleado espectacular y sin apenas viento. Una excepción en este viaje.

Como cambia todo con buen tiempo, sin viento…..y sin trafico!!!!! Pues apenas hubo coches y camiones dando por saco. Los kilometros empezaron a caer a gran velocidad y los paisajes, como en los últimos dias eran cada vez mas bellos. Tan pronto estaba en mitad de una selva lujurienta, como me encontraba rodando a la vera del tormentoso mar de Tasmania. Eso si, siempre acompañado a mi izquierda por las escarpadas y nevadas cumbres de los Alpes Meridionales. En resumen, un regalo para los sentidos y un auténtico placer para el ciclista.

P1040756-1

P1040759-1-1

P1040762-1

P1040772-1

P1040774-1 P1040776-1 P1040778-1 P1040780-1

Ya el mundo en su generosidad total, me ofreció la posibilidad de internarme en el Condons Valley. A saber que infinitos placeres y lujurientas experiencias me aguardaban en el, pero mi mentalidad espartana y militar en ese dia me empujaron a desdeñar los efimeros placeres terrenales, para asi alcanzar la eterna gloria ciclista. Cabe decir que los efectos del duro e incomodo sillin, despues de un mes y medio de pedaleo, probablemente hayan producido daños irreparables en ciertas partes de mi anatomia, que harian completamente infructifero y frustrante el detenerme en el valle de los gozos eternos, amen de que creo haber gastado toda la poca testosterona que me queda en subir las miles de cuestas que se cruzan en mi camino todos los dias.

P1040784-1

Con el convencimiento de estar haciendo lo correcto, sacrificando la parte humana, para alcanzar la divina (si sere gil…….), seguí avanzando de nuevo gallardo y veloz en busca de horizontes tan lejanos como perdidos.

P1040786-1 P1040789-1 P1040792-1 P1040794-2

Unos kilometros mas adelante alcancé a Dominique, ciclista muy joven y del Quebec aun Canadiense, que habia conocido dos dias antes en Fox Glacier. Dominique anda sobre los veintypocos años y va arrastrando su sombra por las carreteras Neozelandesas. Digo lo de arrastrar su sombra, pues ha alquilado su bicicleta y el trailer donde lleva el equipaje y va tan cargado que a la velocided que va, los caracoles le adelantan abrumandole a insultos tipo: QUE VAS PISANDO HUEVOS JODIOOOO!!!!!!

P1040798-1

Estuve un rato con él, momento que aporvechó para salirse de la carretera y descojo….r el sistema de agarre del trailer a la bici. O sea, como media hora ayudandole, hasta que una vez semi reparado el tema, sali por ruedas de alli no sea que el muchacho me diera el dia.

Antes de partir le pregunté que que carajo llevaba en el trailer, pues aparte de los sillones Luis XVI, la tele de plasma de 50″, jacuzzi y otra serie de elementos imprescindibles en un viaje en bici, me extrañaba mucho ver tanta carga. Lo justo y necesario sin duda alguna, me contestó. Pero cuando me alejaba de él, me pareció oir la la voz de su madre que salia de entre el saco de dormir y la bolsa de la ropa sucia preguntando: Hijo, que querrás para comer???? Ufff!!!!!! Esa si es una carga pesada…..y que me perdonen todas las madres del mundo.

En menos de un minuto puse un montón de metros de distancia entre Dominique y mi mismo, adelantando de nuevo a los caracoles, recriminandoles su mal comportamiento con el muchacho. Por un momento me sentí buen ciclista e incrementé mi ritmo rodeado de belleza por todas partes. El mundo me sonreía y mis piernas andaban como cargadas de dinamita.

P1040801-1 P1040802-1 P1040807-1 P1040809-1 P1040810-1 P1040817-1 P1040818-1

Como a 20 kms de Haast (ese dia la etapa fueron 90), paré en una playa super bonita y va y me encuentro a dos ciclistas mas. Uno era un Estadounidense que probablemente se haya escapado de alguna mision especial en Agfanistan o a saber donde, pues era raro como su p….madre y llevaba el triple de equipaje que Dominique, pero en este caso en una super mochila macuto a la espalda. Desde que lo vi, sufrí tres contracturas y 4 hernias discales seguidas, solo por mi capacidad de empatizar. Si los cicloviajeros estamos todos zumbaos, algunos he de decir que rayan lo grotesco y esperpentico. Este era un caso exagerado y por suerte iba en sentido contrario a mi marcha.

P1040821-1-1 P1040825-1

Pero zumbados yankis aparte, no olvidemos que habia un segundo ciclista y este si requiere especial atención. Un sonriente y barbudo ciclista francés, irradiando buen rollo y amistad por todos sus poros, con el que enseguida empezamos a hablar (en inglés) y sin duda a conectar inmediatamente. Asi pues fue como conoci a Tom, un «casi» (cuando lea esto me mata) Parisino de 30 años, quien era Product Manager de una empresa de Videojuegos, y hace unos meses los mandó a paseo. Sin haber viajado nunca en bici, se hizo con un caballo de metal y se vino para Australia y Nueva Zelanda. Lleva mas de un año por estas tierras remotas y dentro de dos meses se larga a Sudamerica a pedalear otros 6 meses. Si algo caracteriza a Tom es su positivismo y actitud hacia la vida, algo de lo que yo a veces carezco en demasía.

Bueno pues desde ese momento Tom y yo hemos seguido juntos hasta el momento actual, como pareja de hecho, pero afortunadamente sin hechos consumados.

P1040829

Logicamente después de lo esctrito, Tom iba en mi misma dirección y seguimos juntos hasta la diminuta y agradable población de Haast (20 casas aproximadamente, 7 millones de vacas, 3 de corderos, y sus correspondientes p…patos), donde dimos por terminada una de las mejores jornadas ciclistas de todo el viaje.

Ese dia sin duda fuimos sol, fuimos mar, fuimos luz.

P1040827-1

En estas tierras lejanas la meteorologia es algo totalmente desquiciado. Y esto lo digo pues al dia siguiente amaneció totalmente nublado y lluvioso, cosa que preveiamos, pues la información meteorologica ya avisaba que venia el coco.

Pese a estar muy nublado y chispeando decidimos seguir adelante. Los dos coincidimos al final de la jornada que en caso de ir solos, hubieramos esperado a que el tiempo mejorara, pero al ir juntos, no se que clase de mecanismo mental nos ayudaba a seguir.

P1040830-1

Esa etapa no era moco de pavo, pues teniamos que rodar 87 kms y pasar el aparentemente terrible Haast Pass, puerto de montaña a 600 metros de altura, que es la puerta de salida de la Costa Oeste hacia la vertiente Este de los Alpes.

La carencia de viento nos ayudó a avanzar a cierta velocidad mientras la lluvia iba arreciando. En lugar de deprimirnos, nos tomamos el tema con mucha filosofia y humor,  y pese a que llegó un momento en que estabamos totalmente empapados, en ningun momento paramos de reir ni de disfrutar con el reto que suponia la etapa. Asi fue como despues de 50 kms llegamos a la base del puerto y nos enfrentamos a unos primeros 2 kms de medias del 15% que pusieron a prueba toda nuestra anatomia, incluida la mental. Que brutos son en este pais, cuando toca subir pues se sube y no se andan con hostias de curbitas ni mariconadas de ese tipo.

P1040834-1 P1040840-1 P1040844 P1040846-1 P1040851-1 P1040853-1 P1040858 P1040861-1

Ese dia si hubo bastante trafico pues es zona de paso de turistas y estos alucinaban cuando coiuncidiamos en las muchas paradas que hay en el camino, sobre todo para visitar cascadas preciosisimas.

P1040864-1 P1040866 P1040874-1-1 P1040875

Mucha risa y mucha filosofia pero el frio al final estaba haciendo mella y ya teniamos muchas ganas de acabar. Sobre todo despues de coronar el puerto y empezar a bajar a toda leche hacia nuestro destino ese dia, el camping de Makarora. No sabiamos muy bien como iba a ser el camping y no nos hacia mucha gracia la idea de andar montando tiendas de campaña congelados en mitad de la lluvia. Recuerdo comentar el placer que supondria una buena chimenea en ese momento, como cuando uno tiene hambre y empieza a hablar de manjares esquisitos.

P1040880-1 P1040886-1 P1040884-1 P1040889-1

DSCN2227 DCIM100MEDIA DCIM100MEDIA

Pues bien, la divina providencia premió nuestro esfuerzo y al llegar al camping, nos encontramos que era un super precioso camping, con sus cabinas impecables y un restaurante cafeteria calido y espectacular…..con CHIMENEA!!!!!!…….APAGADA!!!!!!!, que en cuanto nos vieron entrar y quedarnos mirando obsesionados a los tristes troncos negruzcos, procedieron a encender inmediatamente. Después de esto no cabe mas que creer en la indudable existencia de algun tipo de Dios!!!

P1040893-1-1 P1040897

Y como ya habiamos sufrido bastante, nos procuramos una cabina espectacular con calefacción y 4 camas, por si no teniamos bastante con dos. Eso y la chimenea nos permitió secar hasta la última molecula de agua de nuestras equipaciones y maltrechos cuerpos. Para acabar el homenaje esa noche nos metimos en el estomago un platazo de cordero que no cabia en la mesa. La felicidad era mucha pues habiamos superado una etapa fundamental y al dia siguiente nos esperaba una teorica «facil» de 65 kms hasta la población de Wanaka.

P1040900 DSCN2234-1 P1040899 20140302_194447

Ese dia fuimos agua, fuimos nubes y fluimos como torrentes por las serpenteantes carreteras alpinas.

La lluvia arreció por la noche y soltó toda el agua del mundo justo hasta el amanecer, cuando decidió tomarse un respiro y dejar paso al sol y a los cielos azules…..y a un frio endemoniado. Todas las cumbres adyacentes amanecieron cubiertas de una fina capa de polvo blanco.

Extraño coche de alquiler
Extraño coche de alquiler

P1040907

El paisaje cada dia va ganando en espectacularidad a medida que vamos bajando hacia el sur.

Con mucho frio, Tom y yo nos depedimos de la calidez del camping de Makarora y partimos rumbo al ansiado sur. No paramos de sacar fotos en ningun momento y los paisajes eran un regalo continuo. Eso hizo que pasaran las horas pero no los kilometros y cuando nos dimos cuenta estabamos muy lejos aun de Wanaka, y un fuerte viento de cara vino a nuestro encuentro como recordandonos que habiamos perdido nuestra oportunidad de evitarlo. En esta parte del camino tuvimos que rodear dos gigantescos y no menos preciosos lagos, por donde el helado viento antartico del sur soplaba a sus anchas, convirtiendo nuestro avance en penitencia. Lo peor de los lagos es que la mayoria de veces tienen muchas subidas y bajadas para sortear los torrentes que bajan hacia ellos. Estos lagos no fueron una escepción y tremendas y cortas subidas se encargaron de amargarme el dia «facil», convirtiendolo en un dificil reto físico y mental. Suerte que Tom hizo gala de su positivismo y se encargó de insuflarme los animos que yo no tenia.P1040911-1 P1040917-1 P1040924-1 P1040934-1 DSCN2243 P1040941-1 P1040945-1 DSCN2260 P1040948-1 P1040951-1 P1040955 P1040955-1 DSCN2350 P1040959-1 DSCN2327 DSCN2341

Después de muchas horas y mucho esfuerzo, llegamos a la bonita «ciudad» de Wanaka. Y aun llegamos a tiempo de reparar mi rueda trasera que llevaba 2 radios rotos y el resto de los mismos ya venia insultandome hacia tiempo. En media hora, un habil mecanico de bicis fue capaz de hacer callar a esos maleducados y dejar la rueda impecable (al dia siguiente rompí otro radio….debia ser la oveja negra).

Chinos afotandose

P1040982-1 P1040978-1

Chinos afotandose.

Ese dia fuimos frio y viento furioso.

Por la noche recuerdo tener una cena muy interesante con dos mujeres, ambas de Suecia, una de las cuales ha superado una enfermedad teoricamente incurable y la otra ha estado recluida 3 años en un templo budista en California. Una de las cosas mas enriquecedoras de viajar solo por estas tierras, es el poder conocer gente tan variopinta e interesante, con vidas para nada convencionales.

El planeta siguió girando y llevó la oscuridad a mi tierra natal, trayendo luz a sus antípodas. Ese dia era el dia de llegar a uno de los destinos mas famosos de Nueva Zelanda, la ciudad de Queenstown, capital mundial de los deportes de aventura.

La previsión del tiempo (fundamental todos los dias), anunciaba viento el sur pero no lluvia. Siguiendo los consejos de otros viajeros tomamos un atajo que va directo en linea recta a través de las montañas desde Wanaka hasta Queenstown. «Hay un puerto muy largo y duro, a 1.100 metros de altura, pero sin apenas trafico», nos dijeron…..

Si se compara con la M30 de Madrid en hora punta o la Ronda Litoral de Barcelona un viernes por la tarde de Agosto, pues si, estaremos de acuerdo en que no habia tráfico. Pero a mi modo de entender creo que habia un tráfico de mil demonios, pues es la ruta que utilizan todos los turistas para ir hasta Queenstown. Una vez mas Tom y yo nos enfrentamos a 40 kms de subida suave pero constante y con un muy frio viento de cara. Los coches no nos dejaron en paz en ningun momento y hubo uno que me pasó muy cerca, que lo vi mas o menos como a 20 cms de la bicicleta de Tom, que rodaba frente a mi. Lo bueno de ser dos y de diferentes nacionalidades es que duplicamos los insultos, duplicando los decibelios, amen de proferirlos tanto en Español, Francés, Inglés y como no en el tan manido Arameo!!! La gesticulación en ambos paises tambien es diferente y es bonito comparar la elegancia gestual de las butiffarras catalanas con los graciles movimientos del dedo corazón parisino.

P1040983-1

En mitad de camino nos encontramos un extraño santuario a la feminidad que me hizo dudar en quedarme a esperar a futuras donantes. Parece ser que un pobre hurón que pasaba por alli no pudo soportar imagen tan sugerente y le dio un soponcio. No me extraña!!!!!

P1040985-1 P1040994 P1040998

Los 3 últimos kilometros antes de alcanzar el puerto fueron de gran belleza y remotez, además de tener una pendiente de mil demonios que casi acaban con Tom que venia jurando en extrañas lenguas largo tiempo ya desaparecidas.

DSCN2370 P1050003-1 P1050004

En lo alto del puerto la temperatura era gélida y desapacible. A lo lejos Queenstown nos saludaba y nos daba la bienvenida, si bien aun no sabiamos que no todo el pescado estaba vendido. Las montañas a nuestro alrededor presumian de su recien estrenado manto blanco.

P1050007-1 P1050013

 Por el otro lado del puerto, con unas cuestas infernales, apareció un caballero inglés en su bici….»DE 67 AÑOS!!!!!» IMPRESIONANTE!!!!! Lo primero que soltó al llegar es » I m too old for this». Nunca pude estar mas de acuerdo…..yo tambien estoy muy viejo pa esto!!!!!

DSCN2386

Muchas fotos y celebraciones y pitando para abajo en unas pendientes terrorificas que pusieron a prueba mis frenos de disco tratando de frenar el conjunto de mis 70 kilos y los aproximadamente 45 que pesan bici y equipaje juntos. El frio era realmente insoportable pese a llevar todas las capas posibles de windstoppers y gorotexes con las que voy armado.

P1050016 P1050017-1 P1050024-1-1

Completamente ateridos de frio llegamos al fondo del valle y a la carretera principal, donde para nuestra sorpresa nos encontramos que aun nos quedaban 20 kms de sube y baja constante, con un furiosisimo viento de cara y acompañados del mas intenso trafico vivido hasta el momento. De donde narices sale tanta gente???? Pero si no hay tantos en el pais. Aqui fue donde Tom pasó su infierno particular y a mi me tocó ser el animador y tirar de frente y sin parar hacia Queenstown.

Muy mal teniamos que estar pues al llegar a un pueblo a 6 kms de Queenstown, vimos un Mac Donalds y nos tiramos como posesos hacia él. Nuestras celulas estaban tan sanas y limpias que pedian a gritos grasaza y porqueria con que atascar de nuevo nuestras inmaculadas arterias. Jamás!!!! Jamás!!!! Voy a ningun Mac Donalds en ninguna parte, y no negaré que ese dia fui el hombre mas feliz de la tierra en rendirme al tio Sam. Estuvimos alli como una hora y media jinchandos a cocas colas de polvos y Mac menus De todo tipo. A partir de aqui y hasta Queenstown, el Diós de los ciclistas se volvió a apiadar de nosotros y nos hizo virar hacia el Oeste, saliendo de la influencia brutal del viento, además de aparecer un precioso camino para bicis y peatones que bordeando el bellisimo lago, nos llevó hasta el mismo centro del muy pijo pero agradable Queenstown. 

P1050025-1 P1050036-1 P1050039-1 P1050044-1 P1050048-1 DSCN2433

Nuevamente nuestra silueta fue repetida infinitamente por el viento, y volvimos a ser frio polar mas intenso que nunca antes en este viaje.

La ciudad es bastante grande y como ya he dicho bastante pija, pero sin duda es acogedora. Todo sitio que tenga café caliente con el frio que estaba haciendo es mas que bienvenido. Lo que si es realmente alucinante es el empeño que tienen en Nueva Zelanda y especialmente en Queenstown en intentar vender aventura del tipo que sea. Llega a ser irritante la cantidad de chorradas que se les ocurren para casi matar a los turistas: Sky Diving, Bunjy jumping de mas de 140 metros de altura, vuelos en helicoptero, en avioneta, kayak, rafting, etc, etc,….

Lo que no se atreven a vender por ser realmente demasiado extremo es el ciclismo de carretera entre camioneros psicopatas….eso si es deporte de riesgo y no las mariconadas esas del jumping y demás. Y si esas actividades son peligrosas, es sobre todo para el bolsillo de los turistas, pues no hay actividad que no cueste menos de 100 euros, alcanzando cifras entre 300 y 400 si hay aviones y helicopteros de por medio. Y no paran de trabajar!!!!

Como en todos los sitios famosos de Nueva Zelanda, es casi imposible conseguir sitio para dormir en los Hostels si no se han reservado con antelación. Además vuelvo a insisitir que la calidad de los mismos decrece y mucho en los sitios famosos pues no necesitan esmerarse para tener turistas. Simplemente llenan todos los dias. Por ello y por economia nos quedamos en uno de los campings de la población, pasando la noche mas fria del viaje donde tuve que «dormir» vestido, acunandome a mi mismo con el castañeteo de mis dientes.

Tom, con su mini rayador de queso. Esto es ser sibarita.
Tom, con su mini rayador de queso. Esto es ser sibarita.

Conclusión: por la mañana me gasté 240 euros en la compra de un super ligero saco de dormir de plumas que soporta hasta -23 grados. Viva la inpetuosidad y la tarjeta visa!!!! Pero aqui el nene no vuelve a pasar frio por la noche.

Nuestro siguiente destino era Te Anau (desde donde escribo en este momento), lugar fuera de la linea directa hacia mi destino final en Bluff, pero puerta de entrada al lugar mas mítico entre los visitantes a Nueva Zelanda, la región de Fiordland y el puerto y fiordo de Milford Sound. Se puede ir por carretera general dando bastante rodeo, o tomando un barco desde Queenstown que te cruza el lago haciendo un recorrido de unos 35 kms, y dejandote en un lugar donde solo hay un pequeño y básico resort. Aqui empieza una pista de tierra de unos 80 kms que sin trafico ninguno te deja muy cerca de la mencionada Te Anau.

Muchos ciclistas nos habian recomendado este recorrido y no dudamos un minuto en recorrerlo. Eso si, tomamos el barco tarde y disfrutamos de una civilizada mañana de cafés y compras en Queenstown.

P1050057-1 P1050064-1 P1050078

La travesia en barco preciosa, nos dejó en un lugar remoto y solitario donde al amigo Tom no se le ocurrió otra cosa que ponerse a desmontar la dirección de su bici para apretarla (Habiamos pasado 1 hora en una tienda de bicis ese dia por la mañana). Es muy facil, y acabo en 5 minutos, me dijo ante mi mirada de estupor. 15 minutos mas tarde nos peleabamos los dos por conseguir soltar el tornillo que parecia que se habia pasado de rosca y prometía no tener solucion mas alla de volver a la ciudad como perros apaleados. Yo pretendia ayudar con todas mis mejores intenciones, pero el extremo angulo de cruzada de ojos que tenia yo en ese momento, me impedia ver correctamente, mas alla de percibir el terror extremo reflejado en el rostro de Tom al contemplar mis facciones «relajadas». Afortunadamente para nuestra salud, al final  fuimos capaces de reconducir el desaguisado y arrancar a pedalear de una vez. Yo enseguida me relajé gracias a realizar 30049499 flexiones, 572882 abdominales, 6527893 dominadas, levantado 394000 vacas, 2034940 corderos y ni un solo p…pato pues los cabrones corren que se las pelan y no hubo forma de pillar ninguno.

A partir de aqui empezó el mejor recorrido en bicicleta de todo el viaje y que creo que ya no va a ser superado, pues hasta ahora he repetido varias veces esa frase pues los buenos dias en bici han ido superando a los mejores anteriores.

La temperatura finalmente subió hasta cerca de los 20 grados, lucia un sol precioso y por una vez en la vida teniamos el viento a favor. Ni un coche en el horizonte y unos valles bellos hasta doler sin ver asfalto por ninguna parte. Eso si, depues de unos cuantos kilometros llanos y miles de fotos, nos tocó hacer un subidón poderosisimo que nos puso a prueba, pero que como contrapartida nos llevó a unos altiplanos que me hiceron dudar si estaba en Nueva Zelanda o en la Patagonia e incluso los altiplanos del Desierto de Atacama. Esto si era la Nueva Zelanda que andabamos buscando. La Nueva Zelanda de las bellezas absolutas y dolorosas hasta el punto de darte ganas de llorar.

P1050114-1 DSCN2480 P1050103-1 P1050099-1 P1050127-1 P1050147-1 DSCN2508 P1050151-1 DSCN2520 P1050168-1-1 P1050184-1 P1050187-1 P1050195-1 P1050206-1 P1050214 DSCN2545 P1050212-1 P1050219-1 P1050215 DCIM100MEDIA

MIles de fotos después y a una velocidad endiablada por la ligera bajada y el viento a favor, llegamos ya muy cerca del campamento donde pensabamos pasar la noche. Antes de llegar nos encontramos a dos chicas en bici que iban en sentido contrario y que lo tenian muy crudo pues lo que nosotros teniamos a favor, ellas lo tenian totalmente en contra. En cuanto se fueron y tras un desafortunado comentario mio respecto al quizás elevado sobrepeso de una de ellas, el ya mencionado Diós vino a castigarme mandandonos los ultimos 5 kms un potente viento de cara y fuertes subidas. La proxima vez estaré calladito. El que se comió el marrón sin abrir la boca fue Tom que sufrió igualmente mi divino castigo.

Acampamos en un camping estatal cerca del lago Mavora. Estos campings son realmente basicos y se componen de un wc de campaña, tipo el que ponen en los conciertos de musica, un grifo de agua potable y alguna mesa de madera destartalada…..y miles de sandflies para ayudarte a pasar el frio con los obligatorios bailes flamencos para auyentarlos. Antes de que se pusiera el sol me di un baño en las frias aguas del lago para limpiarme las miserias y de paso me tomé una foto semi en cueros para compararla con la que tengo de hace 8 años en la Patagonia. Lamentable comparación no solo de mi pelo y mejor dentro de 8 años, si sigo en este mundo me abstengo de fotitos.

P1050227-1
2014 Lamentable
2006 Penoso
2006 Penoso

 

A la que se puso el sol, volvió el frio espantoso y nos juntamos junto a la barbacoa de unos Australianos super buena gente que compartia el campground con nosotros. Eran pescadores y nos dieron pescado a la brasa, amen de un pedazo de trucha gigante que no pude rechazar y vino a sumarse a mi equipaje y poner a prueba los radios de mi rueda trasera.

P1050233

La noche fue muy fria pero gracias a mi super mega saco de plumas la pasé fantasticamente. Otro tema fue salir del saco por la mañana y desayunar, pues este campgound está metido entre arboles y no le da el sol hasta tarde. Por Dios que frio!!!! De nuevo a la barbacoa de los Australianos que se volvieron a empeñar en que desayunaramos pescao….que obsesión!!!!

Con frio en el cuerpo pero felices, salimos a pedalear de nuevo con el viento a nuestra espalda y con ligera bajada, llevandonos en pocas horas a la carretera general y finalmente a Te Anau, con 67 kms en las orejas y con la sensación de haber vivido dos de las mejores jornadas ciclistas de nuestras vidas. Sin duda asi fue.

P1050240-1 P1050265-1 P1050260 P1050257-1 P1050268-1 P1050252-1 DSCN2550 P1050270-1

Compartiendo experiencias con un colega que venia en sentido contrario.
Compartiendo experiencias con un colega que venia en sentido contrario.

P1050274

Y en esos dos dias fuimos sol, fuimos calor, fuimos luz.

Te Anau es una población turistica, pequeña y coqueta al lado del gigantesco lago que lleva el mismo nombre. Aqui nos hemos quedado en un Hostel en frente del lago. Tom en su tienda, y yo en un dormitorio que comparto con 3 damiselas de veintypocos años. El señor me vuelve a poner a prueba….y a ellas tambien, pues aguantar a un cascajo como yo no debe de ser facil.

P1050278-1

En el mismo Hostel reservamos la excursión a Milford Sound para el dia siguiente y a partir de aqui ducha, comida y relax…..además de algunas que otras cervezas reparadoras.

Milford Sound es el fiordo mas famoso de Nueva Zelanda y despues de vistarlo puedo asegurar que vale la pena. Desde que vi una foto hace muchos años, lo puse en la lista de los lugares a los que queria ir antes de morir.  Mi idea inicial era ir en bici, pero se encuentra a 120 kms de Te Anau y es una carretera de ida y vuelta con mil subidas y bajadas y donde la climatologia cambia cada 10 minutos. Por eso hace dias habia decicidio llegar a Te Anau en bici y coger una excursion de un dia de las muchas que se organizan aqui. La excursion cuesta unos 60 euros e incluye el recorrido hasta el fiordo, realizando muchas paradas para tomar fotos y hacer pequeñas caminatas. Una vez en Milford tambien incluye un recorrido en barco de 1 hora y media de duración donde te dan de comer un bocadillo de pita y una galleta…..Lo de comer es lo de menos pero se podrian esmerar mas. Nada mas bajar del barco te vuelven a subir al bus y de nuevo mas paradas de vuelta a Te Anau.

Asi hicimos con Tom y no solo Milford Sound es bonito. Todo el recorrido de carretera es espectacular y he de reconocer que alguna lagrima se me escapó por la emoción de llegar a un sitio largamente soñado. En el bus conocimos a otra gente, destacando la guapa Marcella, alemana de 22 años, que como tantos otros de su dad está viajando varios meses por el mundo.

P1050282-1 P1050283-1 P1050297-1 P1050292-1 P1050305-1 P1050307-1 P1050309 P1050316-1 P1050317-1

Llegados a Milford, estaba todo nublado pero el mundo se apiadó de nosotros y el tiempo empezó  a levantar, vistiendo el lugar de aun si cabe mas belleza, por el juego de las nubes entre las rocas. En el barco yo no paré de mirar y sacar fotos totalmente alucinado por lo que veian mis ojos. Esta era la Nueva Zelanda que venia buscando. Focas en las rocas pasaban de nosotros olimpicamente, mientras unos kayakistas ricos y privilegiados tenian el honor de navegar ese lugar casi sagrado.

P1050329-1 P1050330-1 P1050332-1

Habra que llevarse bien con los Chinos.
Habra que llevarse bien con los Chinos.

P1050351-1 P1050359-1 P1050362-1 P1050368-1 P1050376

Con Marchela
Con Marccella

P1050392-1 P1050408-1 P1050417-1 P1050418-1 P1050423 P1050428-1

A la vuelta paramos en un lugar para visitar un desfiladero y va y me encuentro con Annika y Sof-where, las dos alemanas con las que fui a ver luciernagas mi primera noche en la isla sur, en el muy lejano ya Havelock. Que alegria!!!!! Fue como encontrarse con viejos amigos de toda la vida. No han parado de hacer caminatas por el pais y en ello seguian.

P1050429-1

Por fin en el parking pudimos deleitarnos con la compañia de los Keas, los famosos loros que con su chuleria exigen cabreados comida de los turistas. Y digo cabreados pues está lleno de carteles  prohibiendo alimentarles con lo cual la gente no les da nada. Ellos en qualquier caso no cejan en su empeño y alli que siguen exigiendo con muy malos modales.

P1050456-1 P1050455-1 P1050452-1-1

Llegamos de regreso a Te Anau en mitad de una creciente lluvia, pero ya no importaba pues habiamos sido capaces de ver y disfrutar de MIlford Sound. Otro sueño que se cumple, y espero que hayan muchos mas.

IMG_20140307_150523

Estamos ya muy cerca de Bluff, mi destino ciclista final. A mas o menos 3 dias de dar pedales. Hoy decidimos con Tom tomarnos tambien el dia de descanso y seguir mañana de nuevo hacia el sur. Esto me ha permitido escribir todo el capitulo que el que haya llegado hasta aqui habrá leido. Llevo horas escribiendo y ya me falla la concentración. Sin haber parado hoy, esto hubiera sido imposible.

Pero esto es parte del viaje, y me gusta compartir el mismo.

Vuelvo a insistir que en estos dias Tom y yo hemos sido de forma muy intensa parte del paisaje. Hemos sido viento, hemos sido frio, hemos sido lluvia, hemos sido sol y hemos sido por unas horas parte de Milford Sound. Nuestra silueta ahora ya vacia ha quedado alli para siempre y yo ya siento que Nueva Zelanda es un poco mia tambien para siempre…….y aqui sigo, pese a todo…..Vivito y coleando.

IMG_20140308_060158 IMG_20140308_060614 IMG_20140308_061039 IMG_20140308_061337 IMG_20140308_061547 IMG_20140308_061959 IMG_20140308_062553

8 comentarios en “Vivito y coleando

  1. …que majo el Tom…y que guapo…invítalo a casa cuando acabe su periplo por Sudamérica.
    Ahora en serio, creo que lo de viajar en buena compañía se ha notado, además se sufre mejor y se disfruta más cuando se comparte con alguien…siempre que el sufrimiento no te lo provoque la compañía, que también se da eso.

    Bueno, creo que de tus mejores post. Sigue disfrutando de esa tremenda guinda que está adornando el pastel de Nueva Zelanda.

    Besos muchos.

  2. Hay un fallo en tu vestimenta Maxi… Llevas la bandera catalana por todas partes menos en la pierna derecha…! Oh Dios, a Arthur Mas vas!
    Jua, jua!!!!

    1. Hola Maria
      Muchas gracias por tu investigacion. Me ha servido para saber el por que de los sujetadores.
      Creo que no te conozco o si te conozco ahora mismo no caigo. En cualquier caso es un honor haberte hecho reir y pasar un buen rato.
      Como has conocido el blog?
      Ya he visto el tuyo y me lo mirare con mas calma en cuanto vuelva a la «normalidad»??? Vaya palabra mala persona.
      Besos
      Maxi

  3. Buena señal , aún coleas !!! . Seguimos coleando contigo . » Dios aprieta pero no ahoga » . Debe ser una gran satisfación ir encontrando , lo que tanto buscas y deseas .A veces con la suerte añadida , de aparecer donde menos esperas un compinche de aventuras , hijo de la vecina France , » en Tom » . Por lo que se ve , a pesar de las inclemencias del tiempo , habeis disfrutado » un mogollón » de parte de tu proyectado trayecto . Entrega , muy molona y gay !!! . Petons y abraçades !!!

  4. se me han puesto los pelos de punta… que buena pinta !!!
    me encanto tu manera de relatar el día a día.

    felicidades des de Barcelona !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *